Gastos de una escritura

Como en toda operación comercial, debemos afrontar una serie de impuestos que detallaremos a continuación. Aunque existe una forma convencional de repartirlos, es posible llegar a un acuerdo y que comprador y vendedor se los distribuyan o asuman por una sola parte. Pero, en todo caso, estos pactos deberán quedar reflejados en la escritura para evitar problemas posteriores.

La lista de gastos en caso de que se realice una compraventa y un préstamo hipotecario se compone de los siguientes, repartidos según el criterio más habitual:

Comprador

Gastos de tasación: Valoración que hace de la vivienda un perito independiente de la entidad bancaria.

Verificación registral: Comprobación de la existencia de cargas sobre la vivienda a hipotecar.

Gastos de formalización de la hipoteca:

  • Comisión de apertura: Es un porcentaje sobre el importe del préstamo y que la entidad financiera sólo cobra una vez al inicio de la operación.
  • Comisión de subrogación: Se produce cuando la persona que adquiere la vivienda asume la hipoteca que la grava, conviertiéndose en el titular del préstamo.
  • Otras comisiones, según la Entidad Bancaria o Caja.
  • Notario (escritura): Es el pago por la intervención del fedatario público que elevará la escritura a documento público. La cuantía dependerá del importe de la compraventa / préstamo. Al comprador le corresponde el pago de la primera copia de la escritura y de posteriores si se hicieran.
  • Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados (IAJD): Se paga cuando se suscribe un documento notarial inscribible y con cuantía económica. El tipo impositivo varía en función de la comunidad autónoma.
  • Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP): Se paga por la compra de una vivienda a un particular, por lo que siempre sucede en las ventas de segunda mano. El comprador lo liquida a Hacienda tras la formalización de la compraventa. El tipo impositivo varía en función de la comunidad autónoma.
  • Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA): El 8%. En caso de entregas a cuenta, se pagará al vendedor de forma proporcional a cada cantidad entregada.
  • Gastos de inscripción en el Registro de la Propiedad: Es el importe por la intervención del registrador de la propiedad en la inscripción de la compraventa / préstamo y, como el caso del notario, también dependerá del importe declarado. Se abonará en el momento de la inscripción de la escritura.

Gastos de la gestoría que tramita la escritura

Vendedor

Plusvalía: Su definición correcta es Impuesto sobre el Incremento de los Bienes de Naturaleza Urbana. Su pago, no obstante, puede ser negociado entre las partes.

Notario: Al vendedor le corresponde el pago de la escritura original.

Cancelaciones

En caso de realizarse una cancelación de préstamo hipotecario con una entidad de crédito, nos encontramos con la necesidad de formalizar en documento público esa cancelación de hipoteca e inscribirla. Por tanto, acarreará los siguientes gastos:

Notario: De nuevo interviene el fedatario público. Se le paga en función de la responsabilidad hipotecaria.

Registro: La cancelación del préstamo hipotecario también debe ser inscrita y los honorarios, al igual que los del notario, se establecerán en función de la responsabilidad hipotecaria.

Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados (IAJD): En este caso será exento.